Agricultura de Precisión, fin a la incertidumbre

agricultura precisionPublicado en Revista Indualimentos, 2014

La industria agrícola es uno de los sectores que presenta mayor cantidad de variables productivas “incontrolables” asociada a la topografía, el suelo, la fertilidad, el drenaje y el cambio climático, entre otros varios factores. Pero este escenario está cambiando gracias a la introducción de la Agricultura de Precisión, una nueva tendencia consistente en una arquitectura tecnológica de información que permite diagnosticar la variabilidad y calidad de los cultivos, obteniendo con ello una mayor rentabilidad y disminución de los costos.

Son pocas las actividades que tienen tantas e innumerables variables que no se pueden controlar, tal cual acontece en la industria agrícola. No obstante, la tecnología se ha convertido en una aliada de primera categoría, permitiendo que este margen de “imprecisión” deje de ser tan amplio, dando origen a una nueva e importante tendencia en el sector: la “Agricultura de Precisión”.

Según explica, Stanley Best, Director Nacional del Programa Agricultura de Precisión del INIA (Instituto de Investigaciones Agropecuarias), en los cultivos existen diferentes factores que generan problemas de productividad final, siendo los climáticos los menos controlables. “No obstante, la mayor parte de los factores relacionados con el suelo y el cultivo son modificables, y en la medida que el manejo de éstos sea adecuado, es posible maximizar los rendimientos”.

“Así, la tecnología de manejo sitio específica o Agricultura de Precisión (AP) adquiere un rol estratégico en la industria, permitiendo corregir los problemas anteriormente expuestos. Se trata de una arquitectura tecnológica de información basada en el posicionamiento satelital para la obtención de datos georeferenciados de los predios (definición espacial) y variables de producción (fertilidad, nivel humedad del suelo, desarrollo de canopia, etc)”, precisa el experto.

De esta forma, el productor puede diagnosticar o evaluar espacial y temporalmente las condiciones del sitio, teniendo una mayor precisión de la variabilidad en el rendimiento y calidad de sus  cultivos. Además, al generar manejos más asertivos y oportunos, esta metodología posibilita que el productor maximice sus ingresos

*Si quieres leer el artículo completo, contáctame. Reserva del contenido según derechos del autor.