Biohidrógeno, el nuevo combustible urbano

biohidrogeno papaPublicado en Revista América Economía, 2013

Biohidrógeno, el nuevo combustible urbano es a lo que hoy apunta la industria. El elevado costo del tradicional hidrógeno como combustible para automóviles es una de las razones que ha impedido la masificación de estos modelos. Dicho escenario ha dado un nuevo giro con la producción de biohidrógeno, gracias a un proyecto de colaboración entre Chile y Alemania.

Hace años que se viene diciendo que los combustibles fósiles tienen sus días contados, situación que ha puesto en un punto de inflexión a los fabricantes de automóviles. Así fue como en la última década la industria automovilística se enfrascó en la búsqueda de un combustible alternativo no contaminante, que estuviera disponible en grandes cantidades y que comercialmente fuera rentable de explotar. La solución estaría en uno de los componentes más simples y abundantes de la naturaleza: el hidrógeno. Si bien no es posible obtener hidrógeno en forma pura, éste es uno de los principales compuestos del agua y puede ser obtenido a través de la electrólisis.

Lo cierto es que el auto que funciona a partir de hidrógeno ya cumplió 20 años en el mercado, pero éste aún está muy lejos de posicionarse. Una de las razones es el elevadísimo precio del modelo. Ante este problema sin salida aparente, los científicos nuevamente se volcaron a la investigación y concluyeron que el biohidrógeno (bioH2) puede asegurar la producción de energía limpia, siendo un combustible mucho más eficiente y económico que el hidrógeno. ¿Sabe usted de dónde se extrae?, nada menos que de la papa.

*Si quieres leer el artículo completo, contáctame. Reserva del contenido según derechos del autor.