Comida chatarra, ¿llegó la hora de multar?

comida-chattarra-iPublicado en revista Indualimentos, 2014

Mientras nuestros vecinos México, Perú, Uruguay y Colombia han arremetido con sendas campañas para erradicar la obesidad de la población, como prohibir la comida chatarra en escuelas públicas y aplicar gravámenes especiales a productos envasados y gaseosas, en Chile la autoridad sólo se ha limitado a educar sobre los beneficios que conlleva una vida saludable con buenos hábitos alimenticios y a prevenir mediante la nueva ley de etiquetado de los alimentos. A juicio de los expertos, dicha estrategia ha arrojado magros resultados considerando los galopantes índices de obesidad, hipertensión arterial y diabetes que hoy aquejan a la ciudadanía. 

No hay caso, pese al esfuerzo que ha desplegado el gobierno por educar a la población y lograr que se instalen hábitos alimenticios más saludables, Chile parece estar perdiendo la guerra contra la obesidad. De acuerdo a un reciente estudio realizado por Euromonitor Internacional, los mexicanos destinan el 45% de sus gastos en comida envasada o chatarra, mientras que los chilenos gastan en promedio nada menos que un 63%. En ambos países siete de cada 10 adultos tiene sobrepeso u obesidad y cerca de un tercio de la población infantil presenta sobrepeso u obesidad.

La gran diferencia entre México y Chile es que el primero ha decidido tomar el “toro por las astas”, aplicando drásticas y severas medidas a la industria de los alimentos. A modo de ejemplo, en octubre pasado el congreso azteca aprobó un impuesto especial del 8% a los alimentos envasados como las papas fritas, además de un gravamen fijo de un peso (US$0,08) por litro a las bebidas azucaradas. Esta iniciativa es a todas luces un importante paso que ha dado la autoridad mexicana, considerando que el país es el segundo mayor mercado de la Coca-Cola en volumen de ventas.

Pero no sólo México ha decidido “apretar” a las empresas productoras de alimentos envasados con tal de erradicar la obesidad. Nuestros vecinos Perú, Uruguay y Costa Rica también han arremetido con duras campañas.

*Si quieres leer el artículo completo, contáctame. Reserva del contenido según derechos del autor.