El suelo agoniza

suelo-iiPublicado en Revista Indualimentos, 2016

Que duda cabe, el suelo está agonizando y no precisamente por la falta de aguas lluvias. Tras la primera capa de evidente sequedad que salta a la vista, se esconde una preocupante realidad, cual es deterioro orgánico de la tierra, lo que a su vez está impactando en la calidad de los cultivos que hoy se producen y comercializan, tanto en Chile como en el resto del mundo. De hecho, expertos chilenos alertan que el suelo hoy presenta carencia de micronutrientes como hierro y zinc, y en contraste, tiene exceso de nitrógeno. Esta fórmula es consecuencia del exceso de insumos químicos y deficientes planes de manejo en el campo para proteger y reciclar el humus de la tierra. El cambio climático global también ha incidido en el actual deterioro del suelo, pero es el mismo hombre el principal responsable de esta situación.

El suelo está muy enfermo; así de simple es la conclusión a la que ha llegado el experto australiano Graeme Sait, especialista en nutrición de los suelos y otros tantos analistas del sector, tras observar y medir por años el evidente deterioro orgánico en el humus de la tierra.

Para Carlos Sierra, Ingeniero Agrónomo, Especialista en Fertilidad de Suelos y ex-investigador del INIA (Instituto de Investigaciones Agropecuarias), lo anterior no es ninguna novedad, ya que el consultor viene advirtiendo sobre este fenómeno hace 24 años. “Es más, tengo colegas que vienen alertando esta misma situación hace 60 años”, recalca el especialista, “la diferencia es que ahora lo dice un gringo y me parece bien que por lo menos a él le crean”.

Sierra explica que la erosión y el mal manejo del suelo ha gatillado la liberación de carbono hacia la atmósfera, incrementando los efectos del cambio climático global, “un escenario que ya está bastante estudiado por la comunidad científica. Por lo tanto, la calidad de los alimentos ha disminuido porque las plantas bajo estas condiciones no pueden nutrirse bien, habiendo carencia de micronutrientes como hierro y zinc en la tierra, junto con un exceso de nitrógeno”.

*Si quieres leer el artículo completo, contáctame. Reserva del contenido según derechos del autor.