Leche: Saludable e injustamente demonizada

lechePublicado en Revista Indualimentos, 2015

Chile consume sólo la mitad de leche respecto de algunos países vecinos como Colombia, Brasil, Perú y Argentina. Nuestro país también marca una importante brecha al comparar el consumo per cápita nacional con el de España, Estados Unidos, Francia y Alemania. Las razones son varias y entre ellas destaca el elevado precio que hoy caracteriza al alimento; el auge de ciertas bebidas calientes como el café, las infusiones de hierba y el mate; y la moda por el consumo de leches vegetales, elaboradas a partir de soja, almendra y arroz, entre otras fuentes naturales. No obstante, los expertos de la industria aseveran que la leche ha sido víctima de una injusta demonización, donde el consumidor la ha responzabilizádo por una serie de alteraciones a la salud como la alergia y la intolerancia a la lactosa.

Definitivamente, el consumo de leche es muy bajo en Chile. Según explica el Dr. Francisco Moraga, Pediatra, Nutriólogo y Past President de la Sociedad Chilena de Pediatría (Sochipe), “se trata de apenas 30 litros per cápita al año, muy lejos de los 63 litros de Colombia, los 55 litros de Brasil, los 46 de Perú y los 45 de Argentina. La brecha también es grande al comparar a nuestro país con otras naciones, como España (80 litros), Estados Unidos (60), Francia y Alemania (50), respectivamente”.

Ante este escenario, son varios los factores que estarían actuando como barreras al momento de optar por una caja de leche en el supermercado. A juicio del nutriólogo, el primer obstáculo es el precio, ya que sin duda el producto lácteo se ha encarecido en los últimos años. La segunda barrera obedece a una “demonización que se ha hecho de su consumo”, sentencia el experto. Uno de los ”supuestos” problemas derivados del consumo de leche es la popular alergia a la proteína de la leche, sostiene el pediatra, impulsando a muchas madres a dejar de alimentar a sus hijos con leche, lo cual es un error.

*Si quieres leer el artículo completo, contáctame. Reserva del contenido según derechos del autor.